Bricolaje

🧰La primera vez que tuve un taladro entre mis manos ya era toda una mujer.

🧗‍♀️Nunca me interesó especialmente el bricolaje. Un paseo por la ferretería me parecía un plan aburridísimo. Cambiar una bombilla era un deporte de alto riesgo.

🔨Mi gran hito con la caja de herramientas fue clavar un clavo con un martillo para colgar un cuadro en la pared sin amputarme un dedo.

🪑Pero mi gran debilidad siempre fue montar muebles. Requiere del uso de muchas habilidades espaciales, físicas y un tipo de inteligencia lógica con la que sigo disfrutando enfrentarme. Eso fue lo más cerca que nunca estuve de ser una Ikea-Hacker.

😍Mi penosa relación con el bricolaje tuvo un giro de guión cuando le pillé el gustillo al taladro. Ese electrodoméstico fálico capaz de atornillar a gran velocidad o de agujerear paredes que sostenían pesados muebles, me enamoró.

🔫Sigo usándolo con cierto miedo -debo confesar- pero cuando aprieto el gatillo como si fuera un motor, me siento capaz de todo, siento “el poder del taladro”.

🧹Toda esta anécdota viene a reflexionar sobre como nos han educado/ como educamos en ciertas tareas domésticas.

🪚Y es que yo de niña nunca jugué con llaves inglesas de madera, nunca vi bricomanía, nunca se me introdujo al apasionante mundo de los arreglos domésticos dejándome ver y probando cómo se reparaba un escape de agua y sucedió que me convertí en una adulta poco funcional en cuanto a tareas de bricolaje se refiere.

🍳Y vosotras, ¿qué expectativas tenéis para vuestras criaturas sobre lo que deben aprender a hacer en casa? ¿Cómo cambian según el género?

🦄Si os interesa el tema de los estereotipos de género en la crianza, no os perdáis la conferencia que daré en el Congreso @otrasformasdenacerycrecer3
Os podéis inscribir gratis en el link de mi perfil.

💫La #educaciónsexual es cada día.

Sin categoría

Deja un comentario